Publicidad (Top)
Los ministros de Finanzas de los países del G-20 acordaron este sábado establecer un impuesto mínimo a nivel global para las grandes empresas; informó en conferencia de prensa el ministro alemán del sector, Olaf Scholz.
 

Publicidad (Inline)

«Es un gran momento histórico». «Los países del G-20 han acordado ahora que quieren pactar entre sí un nuevo orden fiscal internacional», destacó Scholz; como parte de una tasa mínima de sociedades común fijada en un 15 por ciento, y garantizar que las grandes empresas paguen los impuestos donde generan sus ventas.

g-20, italia, america latina, economia, impuestos agrandes empresas, reunion del g20,
El G-20 aprueba impuesto global para grandes empresas / RFI

 

El acuerdo del G-20 persigue que no se tribute en un país distinto de donde se genera el negocio y pagar así menos impuestos.

Asimismo, tendrá mayor incidencia sobre las grandes empresas digitales, las cuales han sido criticadas por pagar menos impuestos de lo que realmente les corresponde.

Los ministros de finanzas de los países del G20 debatieran el papel que puede desempeñar la política fiscal en el apoyo y la promoción de las transiciones hacia una economía más verde y sostenible; y reafirmaron el objetivo común de alcanzar cero emisiones netas para mediados de siglo.

Es una prioridad y que la política fiscal puede ayudar a lograr este objetivo de manera eficaz e inclusiva, destacaron durante el informe presentado en la sesión de debate desarrollada como parte de la cumbre del bloque en Venecia, Italia.

Reconocieron además la importancia de una mayor cooperación internacional para evitar posibles efectos secundarios derivados de enfoques unilaterales.

El mecanismo consensuado se sustenta sobre dos pilares; uno es aplicar un tipo mínimo del impuesto de sociedades de al menos el 15 por ciento a las empresas con una facturación de al menos 750 millones de euros.

El otro plantea que todas las compañías con una facturación mundial superior a los 20.000 millones de euros; y con una rentabilidad (relación entre beneficios e ingresos) superior al 10 por ciento.

Los países en los que esos grupos obtengan ingresos superiores a un millón de euros (o a 250.000, en el caso de pequeños estados); tendrán derecho a recibir una parte del impuesto que habrán de abonar.

De esa forma, se repartirá entre ellos es entre un 20 y un 30 por ciento del beneficio residual; una vez que el país donde tenga la sede la compañía se haya quedado con el impuesto correspondiente al 10 por ciento de la rentabilidad.

 
Publicidad (Bottom)