Publicidad (Top)
Publicidad (Inline)

Dos asistencias de Neymar, dos goles de Kylian Mbappé y un puñado de paradas de altísimo nivel de Keylor Navas permitieron al París Saint-Germain ganar por 3-2 al vigente campeón Bayern Múnich, este miércoles en la ida de los cuartos de Champions que disputan los dos últimos finalistas.

En Múnich, bajo una fuerte nevada sorprendente en abril, el partido fue una locura. El Bayern desplegó el guión habitual: dominio, contundencia y riesgo, un escenario que interpretó a la perfección el PSG, aplicado en defensa pese a sus carencias y letal a la contra.

El PSG se puso 2-0 por delante gracias a Mbappé (minuto 3) y Marquinhos (28), con el Bayern igualando con dos tantos calcados, logrados de cabeza por el antiguo parisino Eric Choupo-Mouting (37) y Thomas Muller (60). Mbappé marcó el tanto del triunfo en el 68.

A pesar del asedio inicial bávaro, el PSG encontró agua en el desierto con una contra conducida por Neymar, que sirvió con sutileza para que Mbappé rematara con fuerza al cuerpo de Manuel Neuer, que no fue capaz de bloquear.

Los jugadores del PSG celebran en campo del Bayern, en una fuerte nevada. Foto: EFE

Solo los milagros de Keylor permitieron al PSG salir con vida de este primer tramo, con el Bayern Múnich disparando a puerta 10 veces en 20 minutos (31 en el total del partido).

El arquero de las tres Champions con el Real Madrid (2016-2018) voló para despejar un remate de Leon Goretzka en el 19 y a continuación despejó una volea potentísima de Benjamin Pavard.

Y entonces ocurrió lo improbable. Tras un córner la defensa del Bayern Múnich olvidó a Marquinhos, al que sí vio Neymar, para controlar y marcar con la clase de un delantero.

Mbappé (c), uno de los goleadores del PSG este miércoles en campo del Bayern. Foto: EFE

Justo después el capitán del PSG tuvo que retirarse por lesión. Le sustituyó el español Ander Herrera.

Ya desorientada, la defensa parisina echó de menos a su líder brasileño. Choupo-Mouting, hasta el curso pasado en el PSG y habitual suplente de Lewandowski, remató solo desde el punto de penal para acercar a los locales.

A la hora de juego Müller emuló a su compañero e hizo el 2-2, de nuevo tras un excelente balón puesto por Joshua Kimmich.

Tras el empate el Bayern seguía dominando el juego, pero dejó de llegar con tanta frecuencia al área de Navas.

El PSG, un lobo con piel de cordero, dejaba hacer a su rival, pero en cuanto tuvo una ocasión no falló.

Ángel Di María (izq.), de PSG, en acción contra Alphonso Davies (der.), del Bayern. Foto: EFE

Cerca del empate

Otra vez Neymar encontró a Mbappé, que continuó su exhibición desde que comenzó la hora de la verdad en Champions. Tras calzar cuatro goles al Barcelona en octavos (4-1 y 1-1), esta vez selló un doblete en el Allianz Arena.

El prodigio del fútbol francés recibió al espacio, tuvo la sangre fría para encontrar el hueco ante Jerome Boateng y fusiló por el palo corto a Neuer.

Por detrás de nuevo, el Bayern intentó revolverse y defender su imbatibilidad de dos temporadas en la Champions. Choupo-Mouting tuvo el doblete en sus botas en una grieta de la defensa del PSG. Tras rematar con el tacón, tiró completamente solo, pero lo hizo centrado (70).

El partido de vuelta se jugará en el Parque de los Príncipes el próximo martes. La venganza de la pasada final está en las manos del PSG.

Publicidad (Bottom)