EL OCASO DE UN PRESIDENTE AMBICIOSO

0
4017
Publicidad (Top)
Publicidad (Inline)

El destino de Otto Pérez Molina estaba marcado. Después de una vida dedicada a escalar posiciones, siempre alrededor del poder, su final terminó en el escarnio, la verguenza y la soledad de una celda en un cuartel militar, que como una paradoja, pertenece a su propia institución armada.

Nada quedó de aquel oficial que le tocó luchar en las montañas del occidente del país, en los años del conflicto armado. Nada quedó de aquél que fue asistente de uno de los Presidentes mas corruptos y desprestigiados, Romeo Lucas García. Nada quedó de aquel que fue llamado  “el General de la Paz”, después de haber signado los acuerdos de la paz firme y duradera, durante el gobierno de Alvaro Arzú.

El-expresidente-Otto-Pérez-Molina-es-llevado-bajo-custodia-al-final-de-una-audiencia-en-el-Tribunal-de-Justicia-en-la-ciudad-de-Guatemala.-3-de-septiembre-de-2015-300x169

Pero que pasó con Pérez Molina? El poder lo corrompió? Fue la ambición de Roxana Baldetti la que lo arruinó. Lo más seguro es no fueron ninguno de esos dos motivos, los que lo condujeron a la ruina. Fue su propia ambición, la causante de su desgracia.

Como muchos otros, que gobernaron antes que el, Otto Pérez Molina lucho toda su vida, escalando el poder, para llegar al lugar en donde se toman las decisiones mas importantes de este país. Y cuando ya estaba en la cúspide del poder, armo junto con su compañera de toda su vida política, un andamiaje que parecía perfecto, casi era perfecto, a no ser porque una institución dependiente de la Organización de la Naciones Unidas, se podría en su  camino.

Y esa institución, con un abogado colombiano a la cabeza, un hombre fuera de serie y acostumbrado a luchar en su natal Colombia contra rufianes de la talla de Pablo Escobar Gaviria, lo trajo abajo, casi al final de su mandato.

Y ese militar que tenía tras de si una carrera impecable, ese militar que logro obtener el respaldo de una gran mayoría de los guatemaltecos, echo por la borda todo su prestigio, mancho la institución de la Presidencia, enlodó a toda su familia y se gano el escarnio de una gran mayoría de la sociedad latinoamericana, que fue testigo de su derrumbe.

Otto Pérez Molina entra hoy en la historia de esta Guatemala, asombrada e indignada, como un delincuente que engaño a todos, como un rufián que intentó burlar a todos, como un militar que nos ofendió a todos.Un bandido que llego a Presidente, esa es su historia.

Publicidad (Bottom)