Publicidad (Top)
Publicidad (Inline)

Una mujer acusada de adulterio recibió 100 latigazos por serle infiel a su pareja, en la conservadora provincia indonesia de Aceh, donde rige la ley islámica, mientras que su supuesto novio, quien también habría faltado a las leyes islámicas, negó las acusaciones y sólo fue condenado a 15 azotes.

Ivan Najjar Alavi, jefe de los fiscales de la región, afirmó que la mujer confesó a los investigadores haber mantenido relaciones sexuales fuera del matrimonio. Los jueces tuvieron más dificultad en reconocer la culpabilidad del hombre, que era jefe de la Agencia de pesca del Este de Aceh, y también casado, porque negó cualquier comportamiento indebido, según explicó Alavi.

Recibió sin embargo un castigo menor de 15 latigazos por «mostrar cariño a una mujer que no es su esposa», después de que ambos fueran sorprendidos por residentes locales en una plantación de aceite de palma, en 2018.

Pero, ¿por qué ocurre esto?

¿Qué es la Sharía?

Aceh es la única región de Indonesia, país de mayoría musulmana, en imponer la ley islámica, que castiga el juego, el adulterio, beber alcohol y mantener relaciones homosexuales. La sharía es el sistema legal islámico, en árabe, significa «el camino claro hacia el agua»; es un código de conducta que determina todos los aspectos de la vida de los musulmanes, quienes recurren a la sharía en busca de orientación incluyen el derecho de familia, las finanzas y los negocios.


De acuerdo con algunos expertos, la sharía proviene de cuatro fuentes: el Corán, que es el texto sagrado; la Suna, que son las costumbres del profeta Mahoma; el Ijmah que es el consenso de los expertos y las analogías que se conocen como Hadiz e Ijtihad. Se sabe que la sharía puede ser la base del sistema judicial en los países islámicos donde el estado no es laico y donde el Corán funge también como la Carta Magna. Otras naciones, menos religiosas, sólo anexan aspectos de este código en sus leyes.

 

Con información de AFP

Publicidad (Bottom)