Publicidad (Top)
Publicidad (Inline)

El campeón de los nueve últimos ‘Scudetti’, que en las tres últimas ediciones de la Champions no ha pasado de cuartos de final, encajó sendos goles en los primeros compases de cada mitad del partido, obra del iraní Mehdi Taremi (2) y del maliense Moussa Marega (46). Federico Chiesa, en el 82, devolvió las esperanzas para la vuelta en Turín.

La Juve apenas pudo hacer frente a un Oporto eficaz, paciente y bien organizado, pero ese gol postrero fuera de casa puede tener un peso vital de cara a la vuelta el 9 de marzo.

juventus, Oporto, cristiano ronaldo, frustrado, partido,

El Oporto derrotó 2-1 a la Juventus de Turín en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones. 

Cristiano ausente 

El más rápido había sido obra del austríaco del Bayern David Alaba, precisamente en un partido ante la Juve en cuartos en 2013, a los 24 segundos.

La Juve, y menos aún un Cristiano Ronaldo desaparecido, no habían hecho méritos hasta entonces para un mejor resultado. Pero cuando el partido consumía los últimos minutos con languidez, el francés Adrien Rabiot habilitó a Chiesa, quien de primeras superó con disparo con el interior al arquero argentino Agustín Marchesín.

De regreso a Portugal al estadio en el que anotó un gol de bella factura que le valió para llevarse la primera edición del Premio Puskas al mejor gol del año 2009, cuando vestía los colores del Manchester United, Cristiano Ronaldo sólo apareció para pedir un penal en el tiempo añadido del partido.

Publicidad (Bottom)