Publicidad (Top)
Publicidad (Inline)

Especialmente en su cuarta temporada, con la aparición de la recordada princesa Diana, quien fue esposa del príncipe Carlos y madre de los príncipes Guillermo (William) y Enrique (Harry).

Sin embargo, pese a mostrar algunos de los viajes oficiales de Diana y Carlos, no se incluyó un momento que llamó mucho la atención de la prensa: cuandoDiana bailó con John Travolta.

Em 1985, en una visita a la Casa Blanca, el entonces presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan y es esposa Nancy organizaron un baile para la pareja real, al que invitaron a varias figuras, incluyendo Travolta.

Ocurrió un 9 de noviembre y la presencia del protagonista de Grease (1978) y Fiebre de sábado por la noche (1977), pues había sido un solicitud de la princesa, quien era su fan desde que era adolescente.

La mejor pareja de baile de la princesa Diana, John Travolta, su ídolo adolescente

Travolta y la princesa Diana en evento de la Casa Blanca, en noviembre de 1985. Archivo

 

Fue Linda Faulkner, secretaria de ceremonias de la Casa Blanca entre 1985 y 1989, contó años después que la primera dama preguntó a sus invitados británicos si querían que alguien en especial estuviera en la cena, a lo que cada una pasó una lista y en la ella estaba el actor.

Para ese año Diana ya era conocida por sus viajes y actos de beneficencia, además de ser la madre del próximo rey y su hermano pequeño. Tenía 24 años y era una persona influyente en el mundo de la ayuda caritativa y en el de la moda.

En el lado opuesto, la carrera de Travolta se encontraba un poco estancada después de los grandes éxitos de finales de los 70.

Luego de empezada la cena Nancy Reagan se acercó al actor y le dijo que le quería pedir un favor. “Ella (Diana) siempre tuvo el gran sueño de bailar con usted: ¿Bailaría con ella?”. Travolta le dijo que sí.

Al iniciar el baile, como es el protocolo, lo iniciaron el presidente Reagan y la princesa Diana, y la primera dama con el príncipe Carlos. Luego bailaron entre parejas. Poco tiempo después la orquesta comenzó a tocar una lista de temas lentos de las películas Grease y Fiebre de sábado por la noche.

En ese momento el actor se acercó a la princesa y le preguntó, con cierta timidez: “Disculpe, Princesa, ¿le gustaría bailar?”. Diana contestó sonrojada: “Me encantaría”.

Después de que empezaron a bailar la pista quedó solo para los dos, mientras los demás veían la escena y aplaudían.

“Ese fue uno de los mejores momentos de mi vida, creo incluso que el mejor de la década”, dijo décadas después Travolta, quien también dijo alguna vez: “Solo me sentía honrado por haber sido invitado a ese evento, pues en ese momento mi carrera se encontraba en un punto muy bajo (tenía 31 años), pero, sin embargo, estaba en ese salón. Me sentí como un sapo que se había convertido en príncipe”.

Esa noche y los días posteriores, en todo Estados Unidos y en otros países, se volvió a hablar de Travolta y de cómo había bailado con la popular princesa.

Publicidad (Bottom)