Publicidad (Top)
Publicidad (Inline)

Fueron varios los momentos en la cancha que lo convirtieron en un ídolo del “rey de los deportes” y que lo mantuvieron en la memoria de muchos aficionados, incluso tras diversos y polémicos episodios relacionados con las drogas o la política.

Entre esos momentos hay uno que sigue recordándose en la televisión y en internet, el partido contra Inglaterra en los cuartos de final de la Copa del Mundo México 1986. Ese día la magia del ‘pelusa’ calló cualquier crítica o duda sobre quién era el mejor en el campo. No sin antes también protagonizar una de las más famosas polémicas del fútbol.

El partido no solo tenía la importancia futbolística de definir quién pasaba a la semifinal para enfrentar al ganador del partido entre España y Bélgica, sino también un componente político, ya que pocos años antes Argentina había sido vencida en una corta y trágica guerra por Reino Unido en las islas Falkland (nombre oficial como parte del reino), que son conocidas en este continente como Las Islas Malvinas (reclamadas hasta la actualidad por Argentina).

Además en los cuartos de final del mundial de Inglaterra 1966 también se habían enfrentado en un polémico encuentro que terminó con la victoria inglesa, que posteriormente fue campeón tras una controversial final ante Alemania.

Por estas razones todo estaba dado para que este sea un encuentro épico, y así fue.

Primero, dos figuras que peleaban por ser el goleador del torneo, Maradona y el inglés Gary Lineker, lo que ponía la atención en ver quién sumaba más dianas.

Tras la expectativa el partido empezó, pero no dio mucho de qué hablar durante el primer tiempo, pese a que cada equipo tuvo alguna oportunidad de marcar. Pero el segundo tiempo quedaría en la biblioteca del fútbol para siempre.

La “mano de Dios”

El partido se calentó cuando al minuto 6 del segundo parcial tras una complicación en la defensa inglesa el balón rebotó a gran altura y cuando el arquero Shilton lo iba a tomar en el aire Maradona saltó y usando su mano izquierda tocó la pelota y esta terminó entrando. El árbitro, Ali Bin Nasser, no se dio cuenta y pese a los reclamos de los ingleses pitó el gol.

Luego mediante análisis de imágenes se pudo ver la trampa cometida por el 10 argentino, pero el propio Maradona no lo reconocería hasta varios años después. Cuando se le preguntó por la jugada, evadió el asunto con una frase que quedó inmortalizada: “Fue la mano de Dios”.

El “gol del siglo”

Pese al amañado primer gol, en el minuto 55 todos olvidarían lo sucedido y quedarían rendidos ante el segundo gol de Maradona, llamados por algunos el “gol del siglo”.

Cuando el equipo inglés atacaba, perdió la pelota y al tomarla el argentino Héctor Enrique y ver que venían contra él se la entregó a Maradona, quien aún estaba en campo de su equipo, cerca del mediocampo.

Al recibirla Maradona giró y evadió a un delantero inglés y empezó a correr y eludió otros tres jugadores antes de entrar al área. Ya frente al arquero (Shilton) lo regateó por la derecha para terminar pateando y marcando antes de caer al piso por la marca de otro defensa.

Esta anotación pasó a la historia como el mejor gol en una Copa del Mundo de la FIFA.

Luego de este gol Inglaterra controlaría más la pelota y al minuto 81 Lineker descontaría, pero ya no le alcanzó el tiempo al país europeo. Aunque ese gol le bastó al delantero para ser el goleador del torneo con 6 goles.

Argentina avanzó y luego venció a Bélgica en la semifinal (2-0) y a Alemania en la final (3-2).

Maradona, como capitán, terminó levantando la copa y puso su marca en la historia del fútbol, deporte que pese a cualquier polémica personal que tuvo, lo tiene como un referente del talento en la cancha.

Publicidad (Bottom)