Publicidad (Top)
Publicidad (Inline)

Las cosas no le salieron bien a los albos en el Clásico 308. Lo que esperaban fuera una celebración en un estadio pintado de blanco tuvo un nubarrón rojo gracias al gol de Alejandro Díaz que finalmente representó el triunfo rojo.

Comunicaciones pagó caro la imprudencia y el abuso de fuerza. Dos tarjetas rojas; la primera fue para Alejandro Galindo, quien entró totalmente descontrolado y con un exceso de fuerza.

La segunda la vio el uruguayo Maximiliano Lombardi cuando vio la segunda tarjeta amarilla tras una falta violenta contra Nery Cifuentes.

Alejandro Díaz, fue el verdugo de Comunicaciones en el Clásico 308. (Foto Prensa Libre: Norvin Méndoza) Alejandro Díaz, fue el verdugo de Comunicaciones en el Clásico 308.

 

El castigo llegó en los mejores momentos albos, a partir de ese momento el dominio fue de los escarlatas hasta que al minuto 86 el argentino Díaz liquidó al guardameta José Calderón con un remate bien colocado.

Gambeta fue expulsado inmediatamente después del gol por quitarse la camisola. Wálter López le mostró la segunda amarilla. Se cometieron alrededor de 30 faltas.

“Hay un buen grupo porque todos estamos unidos. Este triunfo se lo dedicamos todos nuestros aficionados rojos pero principalmente a mi familia”, señaló el capitán rojo, Jaime Alas.

El compromiso fue bastante intenso producto de ello fue el exceso de fuerza por los dos bandos.

Este triunfo consolida a los rojos en el liderato con 26 puntos hasta la jornada 13 del torneo Apertura 2019.

“Es un clásico y hay que ganarlo siempre. Municipal tiene que estar acostumbrado a estar de líder. Ahora hay un partido muy complicado en Malacatán y tenemos que buscar el triunfo también”, agregó el Luis de León.

Imagen

Publicidad (Bottom)