La encuesta se realizó entre el 16 y el 25 de febrero de este año, a 1,258 personas distribuidas en todo el país. El margen de error estimado es de más menos 2.8 por ciento.

La candidata a la presidencia por la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), Sandra Torres, encabeza la preferencia de voto de los encuestados con un 17.7%. Le sigue la aspirante por el Movimiento Semilla, Thelma Aldana, con 10.7%. El podio lo cierra la postulada por el partido Valor, Zury Ríos, con 7.9%.

Alejandro Giammattei, del partido Vamos, ocupa la cuarta posición con el 5.80%; Edwin Escobar, de Prosperidad Ciudadana, es quinto con 3.1%.; Roberto Arzú, de la alianza Podemos-Partido de Avanzada Nacional (PAN), es sexto con 2.8%; Mario Estrada, de la Unión del Cambio Nacional (UCN), es séptimo con 2.7% y Julio Héctor Estrada, de Compromiso, Renovación y Orden (CREO), es octavo con 1.5% de intención de voto.

18 candidatos más no llegan al 1%, por lo que fueron incluidos en “otros”. Entre estos 18 candidatos acumulan el 6.9% de la intención de voto.

Aún hay un amplio número de indecisos, que representan el 34.4%. Mientras que el 6.5% de los encuestados señala que no votaría por alguno de los candidatos.

Torres también es la candidata que más reconocen los encuestados, seguida de Zury Ríos, Mario Estrada y Thelma Aldana.

Antivoto

Los encuestadores también le preguntaron a los ciudadanos “¿Por quién nunca votaría?”. Aquí nuevamente aparece Sandra Torres a la cabeza con 21.2%, le siguen Zury Ríos y Thelma Aldana con 6.5% y 6.2%, respectivamente.

Roberto Arzú aparece cuarto con 3.5%, Alejandro Giammattei es quinto con 3.4%, Estuardo Galdámez del Frente de Convergencia Nacional (FCN) es sexto con 3.2% y Mario Estrada es séptimo con 2.6%.

Abstencionismo

De acuerdo con el estudio, el 64% de los electores sí asistiría a las urnas si las elecciones fueran el próximo domingo; mientras que el 33% no lo haría y el 3% no lo sabe o no responde.

Problemas del país

Según la encuesta, el problema que más aqueja a la población es la falta de empleo, seguido de la inseguridad y la corrupción.

La mala calidad de los hospitales, el alto costo de la vida, las extorsiones, el mal estado de la carretera y la mala calidad educativa son otros de los problemas que aquejan a la población.