Melania Trump llega a Ghana en su primer viaje a África

La primera dama de Estados Unidos llegó el martes a Ghana, etapa inicial de su primer gira por África, en un viaje que le permitirá ganar presencia en el escenario internacional y diplomático.

0
55
En el marco de su reciente gira por África, la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, llegó la mañana (hora local) de este martes a Accra, en Ghana, donde fue recibida por un grupo de estudiantes vestidos con uniforme amarillo y marrón en el aeropuerto de Kotoka.

Melania recorrió la alfombra roja frente a la fila de alumnos que agitaban banderas de Ghana, mientras bandas interpretaban música tradicional.

La primera dama, que de acuerdo a su entorno organizó este viaje por iniciativa propia, lucía muy sonriente y relajada. Se trata, además, de su primer viaje al continente africano.

Del aeropuerto, la esposa del presidente Donald Trump tiene previsto trasladarse a la residencia presidencial, donde se reunirá con el jefe de Estado, Nana Akufo-Addo para una “visita diplomática y humanitaria“.

En la reunión entre ambos, Melania se interesará esencialmente por los niños y “su bienestar” a través de su campaña “#BeBest” (“#SerMejor“), según su equipo de comunicación.

Tras su paso por Ghana, la exmodelo tiene planeado viajar a Malawi, Kenia y Egipto, antes de retornar a Washington el próximo 7 de octubre.

A diferencia de la exprimera dama, Michelle Obama, quien tuvo una popular y constante presencia en los programas de televisión y en las portadas de las revistas, Melania Trump se ha mantenido por mucho tiempo en segundo plano, mientras su esposo impresiona (por buenas o malas razones) al mundo, en una polémica gestión que ha causado un terremoto político a nivel mundial.

En su típico estilo, fue el propio mandatario quien dio la noticia de la gira de su esposa la semana pasada. “Nosotros amamos África. África es muy bonita, el lugar más hermoso del mundo, en muchas formas“, dijo Trump, de quien una vez se reportó haber despreciado a ese continente refiriéndose a él como una colección de “países de mierda“.