Juez Miguel Gálvez otorga arresto domiciliario a Gustavo Martínez

Martínez Luna deberá acreditar una residencia y solo podrá salir a trabajar. Por ser abogado, el juez le fijó la jornada diurna de 7 a 17 horas. Además, tiene prohibido salir del país y hablar con otros integrantes que están procesados en el caso Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ).

0
26

“Soy entrenador de equitación y lo aviso para que no se interprete mal si me ven montando caballos”, aseguró el exfuncionario luego de que el juez Miguel Ángel Gálvez, titular del Juzgado de Mayor Riesgo B cuando le otorgó libertad condicional.

Martínez Luna deberá acreditar una residencia y solo podrá salir a trabajar.

Por ser abogado, el juez le fijó la jornada diurna de 7 a 17 horas. Además, tiene prohibido salir del país y hablar con otros integrantes que están procesados en el caso Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ).

Cada 15 días deberá acudir al Ministerio Público (MP) para marcar su huella dactilar y comparecer las veces que sea citado.

“Llevo tres años de estar detenido en el proceso de TCQ. El señor juez después del análisis me otorga la libertad. No recibí algún dinero, se siente pesado. Siempre le dijo al pueblo de Guatemala que iba a enfrentar a la justicia y acá estoy”, se refirió el exfuncionario al salir de la audiencia.

Debido a que Martínez Luna también fue beneficiado con arresto domiciliario por el caso Redes, recuperará su libertad de forma inmediata.

La investigación del MP y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) estableció que de enero del 2012 y hasta abril del 2015 se concertó un grupo criminal con roles definidos para obtener beneficios económicos generados por la celebración y ejecución del contrato irregular a favor de la entidad TCQ destinado a ceder a esa sociedad parte del terreno de la Empresa Portuaria Quetzal para la construcción, desarrollo y operación de una terminal privada de contenedores.

Dicha asociación entre los sindicados tuvo la función de interferir en diversos actos dirigidos a la realización de ese proyecto, del cual la organización obtuvo beneficios, y dirigió acciones para ocultar y blanquear las millonarias sumas de dinero producto de los sobornos.

Martínez Luna fue procesado por asociación ilícita y fraude.

“Soy entrenador de equitación y también a eso me dedico”, añadió Martínez Luna para explicarle al juez que irá a montar caballos.

Mario Ruano San José fue beneficiado con arresto domiciliar y para salir de la cárcel deberá pagar Q50,000 de fianza y Lázaro Noé Reyes Mata tendrá que pagar Q100,000 para dejar la prisión.

Cada 15 días deberán acudir a la Fiscalía a marcar su huella dactilar.

Gálvez consideró que el español Juan José Suárez Messeguer debe seguir en prisión debido a que hay duda para acreditar el arraigo.

“El problema es cómo se puede definir el arraigo si es ciudadano español. Puede irse a cualquier embajada de Centroamérica y pedir un pasaporte nuevo”, resolvió y le negó la libertad condicional.