El XII Encuentro Empresarial Iberoamericano, que se celebrará los próximos 14 y 15 de noviembre en Guatemala, pondrá este año la lupa en el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenibles establecidos en la Agenda 2030 y en fomentar los procesos comerciales con el mercado global.

A falta de cuatro meses para la cita internacional, que tendrá lugar a la par que la XXVI Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado también en Guatemala, pretende reunir en esta edición a alrededor de 400 empresarios, autoridades del Gobierno y de aglomeraciones corporativas de la región se encuentran realizando una gira para promocionarla.

“Tengo que decir que Guatemala es pionera en este caso, en hacer este tipo de ‘roadshows’ por los países para llamar a la participación”, valoró hoy en declaraciones a Efe el secretario permanente del Consejo de Empresarios Iberoamericanos (CEIB), Narciso Casado, en la presentación del evento en Buenos Aires.

A ella acudieron el ministro de Economía, Acisclo Valladares, en representación del Ejecutivo, el viceministro de Relaciones Exteriores, Jairo Estrada, el embajador de Guatemala en Argentina, Rony Abiú y el presidente de la Cámara de Exportadores del país austral, Enrique Mantilla, entre otros.

Antigua Guatemala es la sede

En calidad también de representante de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, Casado opinó que el país organizador de este año, que ha elegido Antigua Guatemala como huésped del evento, “ha sabido hacerlo muy bien” a la hora de hacer un llamamiento para promover la cooperación económica regional.

“Si somos capaces de unificar todo esto y si somos capaces de darle seguimiento yo creo que al final los encuentros empresariales iberoamericanos como pieza fundamental de las cumbres tendrán una razón de ser y serán un éxito, que es lo que buscamos”, señaló el empresario sobre el mensaje que ya transmitieron en Ecuador y Perú.

El Encuentro de este año, que, como en 2016, cita a 22 países de ambos lados del Atlántico, estará centrado en fortalecer las relaciones comerciales y de inversión entre estos a través de espacios de “networking” con empresas de una veintena de procedencias, con el objetivo de la sostenibilidad por delante.