La modelo Natasha Crown, de 24 años nativa de Gotemburgo, se ha estado alimentando con una dieta alta en calorías con el fin de hacer su trasero el más grande del mundo, insiste que su exagerado tamaño la hace sentir “sexy y poderosa”.

Declaró que ha sido un festín con pizza y pasta, además con seis kilos de Nutella cada mes (unos 15 frascos), para así obtener la mayor cantidad de peso posible.

Ha tenido tres procedimientos de levantamiento de tope, lo primero que hace en la mañana es examinar su parte inferior en el espejo, y a pesar de sus proporciones llamativas asegura que “quiere más”.

Natasha confesó que ha eliminado la grasa de otras áreas de su cuerpo y la ha transferido a su trasero. Admitió haber estado ‘obsesionada’, que podría tener ‘dismorfia corporal’ ya que no cree que sea ‘tan grande’.

No todos están tan emocionados con el estilo de vida que lleva la modelo, sus padres han suplicado que deje de alterar su cuerpo, en su búsqueda del cuerpo perfecto esta causando daños incalculables.