La keniana Beatrice Chepkoechpulverizó este viernes el récord del mundo de 3.000 metros obstáculos con un crono de 8 minutos, 44 segundos y 32 centésimas, en la reunión de atletismo de la Liga de Diamante en Mónaco.

Chepkoech

 

 

 

 

 

La anterior plusmarca estaba en poder de la bareiní Ruth Jebet, que corrió en 8 minutos, 52 segundos y 78 centésimas el 27 de agosto de 2016 en París.

La anterior plusmarca estaba en poder de la bareiní Ruth Jebet, que corrió en 8 minutos, 52 segundos y 78 centésimas el 27 de agosto de 2016 en París. Chepkoech, de 26 años y anteriormente especialista en pruebas de carretera, mejoró 15 segundos respecto a su mejor marca personal (8:59.36, el pasado 30 de junio en París).

Este récord mundial llega el mismo día en el que Unidad de Integridad en el Atletismo (AIU) publicó una lista exhaustiva de 109 atletas y dirigentes suspendidos por dopaje y corrupción, entre ellos Jebet, suspendida provisionalmente después de que se detectara EPO en su orina.

Fuera del podio por poco (4ª) en los Juegos de Rio en 2016, Chepkoech protagonizó un gran error en el Mundial de Londres en 2017, donde acabó en la misma posición.

Cuando iba en cabeza del pelotón después de unos 500 metros de la final del 11 de agosto de 2017, Chepkoech continuó por el exterior de la pista en la última curva, ‘olvidando’ la ría de agua situada en el interior.

Al darse cuenta de lo ocurrido, la keniana volvió hacia atrás para saltarla, perdiendo una decena de segundos respecto a sus rivales. Con un gran esfuerzo pudo volver al pelotón, pero al final pagó ese exceso de energía invertida para subsanar el error.