EEGSA propone servicio de energía con sistema ‘prepago’

Eegsa tiene 1.2 millones de usuarios en Guatemala, Escuintla y Sacatepéquez. Posee 15 mil kilómetros de red de baja y mediana tensión y unos 60 mil transformadores.

0
203

Medidores inteligentes para el consumo de energía con las opciones de prepago, tarifas diferenciadas o financiamiento para cambio de aparatos son parte de las propuestas de la EEGSA para los próximos cinco años.

Esos proyectos forman parte de los estudios del nuevo valor agregado de distribución (VAD) para el quinquenio de agosto del 2018 a julio del 2023, explica el gerente de planificación Carlos Rodas.

¿Qué avances hay? Ya se entregó a la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE) el sexto informe, de nueve, que componen el estudio del VAD, el último debe estar a más tardar el 1 de abril.

El VAD actual es de Q0.27 por kilovatio hora en baja tensión simple, segmento que agrupa el 95% de los usuarios.

Con base en el crecimiento de los precios de la red y al dividirlo entre el crecimiento de la energía se prevé que se mantenga estable o que tenga una leve baja. Aún falta la parte de costos, operación y mantenimiento.

Eegsa tiene 1.2 millones de usuarios en Guatemala, Escuintla y Sacatepéquez.

Posee 15 mil kilómetros de red de baja y mediana tensión y unos 60 mil transformadores.

¿Qué cambiaría para el usuario en los próximos cinco años? Las redes de EEGSA de media tensión están muy automatizadas, ahora se busca llevar ese nivel a los usuarios.

Un gran proyecto es la medición inteligente, por ejemplo, que en la curva de consumo se informe al usuario a qué hora del día está consumiendo más para aprender a ser más eficientes.

Hay un plan piloto y se prevé integrar voluntariamente a pequeñas y medianas empresas, usuarios residenciales que tiene pequeños talleres, y negocios pequeños y generalizarlo en el 2019.

¿QUÉ ES EL VAD? Cobro; El VAD es el valor fijo por quinquenio que se le autoriza a una distribuidora cobrarle al usuario dentro de la factura mensual por kilovatio hora al mes (kWh) por concepto del uso de su red por el servicio de energía.

Las tarifas actuales para los usuarios de EEGSA son de Q1.08 por kWh en el segmento social y Q1.11 en la no social. De eso, Q0.27 corresponden a distribución; es decir, el VAD.

La propuesta tarifaria se debe entregar a más tardar el 1 de abril a la CNEE, que es el ente regulador y el que aprueba ese cobro.

Para efectuar el estudio se toma en cuenta la optimización de la red, de precios de mano de obra y de otros insumos, así como costos de operación y mantenimiento para esa red.

Luego se calcula el valor nuevo de reemplazo de la nueva red que se prevé tener luego de ejecutar los proyectos en el quinquenio y se entrega el informe de pérdidas.

¿También se ha hablado de la modalidad de prepago? Sí, este tipo de proyectos se tiene previsto para el 2019. El prepago sería una buena opción para el tipo de usuarios que se quieran adherir al plan voluntariamente, y que no posean el dinero al final del mes para pagar la factura.

Será como pagar el teléfono móvil, con entre Q10, Q20 o el monto que desee de energía. Cuando se le agote, si no paga se corta el servicio y se le reinstala cuando vuelva a pagar pero no tendría que pagar reconexión.

¿En otros países se financia el cambio de aparatos y focos por más eficientes? El financiamiento sería cobrado en la factura mensual de electricidad de forma similar a como lo hace Colombia y México.

También se trabajará a través de educación, información y una modalidad de financiamiento para acceso a dispositivos que consuman menos empezando con las lámparas led, la movilidad eléctrica (motocicletas, vehículos) y estufas de inducción. Será un plan voluntario que empezaría en el 2019 o 2020.

Sustituir una lámpara incandescente de 50 vatios por una led de 10 se paga en nueve meses el cambio y dura más tiempo.

Aparte, aunque EEGSA está por debajo de la norma nacional, que permite suspender o interrumpir servicios en 16 horas al año, otro proyecto es el de almacenamiento para reducir más las interrupciones.

¿Aún prevén las tarifas diferenciadas? Sí, eso se presentará en la última etapa de estudios del VAD a finales de marzo.

La idea es que en la medida que los usuarios puedan, muevan sus consumos de las horas pico convencionales, desde las 6 de la tarde a las 10 de la noche, a otras horas en las cuales la energía es más barata. En el caso de los usuarios productivos que consumen de 8 de la mañana a 6 de la tarde tal vez puedan moverlo a la madrugada.

A ciertas horas la energía es más barata y con esa modalidad le trasladaríamos a los usuarios esa diferencia del costo.

También está la opción del consumo de entre semana pasarlo al fin de semana ya que también es más barato.