Obispos llaman a NO permitir el debilitamiento de la CICIG

“La lucha contra la corrupción debe de mantenerse como un eje central en el accionar de la justicia, el Ministerio Público (Fiscalía) y obviamente la Cicig (Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala)”, afirmaron los obispos en un comunicado.

0
23

La Conferencia Episcopal de Guatemala respaldó el trabajo de una comisión de la ONU contra la corrupción y la impunidad, meses después de que el presidente Jimmy Morales tratara de expulsar del país a su responsable.

“La lucha contra la corrupción debe de mantenerse como un eje central en el accionar de la justicia, el Ministerio Público (Fiscalía) y obviamente la Cicig (Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala)”, afirmaron los obispos en un comunicado.

De acuerdo con la nota, la larga historia de corrupción e impunidad que “ha caracterizado a Guatemala ha hecho necesaria la presencia de la Cicig”, adscrita a la ONU.

Los jerarcas católicos señalaron que todo intento por debilitar al ente internacional “favorecerá la impunidad y afectará gravemente todos los esfuerzos en la lucha contra la corrupción”.

Guatemala vive un clima de turbulencia política desde que el 25 de agosto la fiscalía y la Cicig solicitaron levantar los fueros al mandatario para investigarlo penalmente por supuesto financiamiento electoral ilícito.

 Obispos contra la corrupción

Morales pidió dos días después la salida inmediata del país del jefe de la Cicig, el colombiano Iván Velásquez, tras declararlo persona non grata, pero la medida fue frenada por la justicia.

La Cicig y la fiscalía también lideraron la investigación sobre presunto fraude aduanero cometido por el entonces presidente Otto Pérez, que se vio obligado a renunciar por la presión meses antes de terminar su mandato. Actualmente está en prisión a la espera de un fallo judicial para saber si irá a juicio.

Los obispos también consideraron que en Guatemala “existe una dinámica de corrupción que ha permeado la vida política de la ciudadanía, con consecuencias fatales para todos.

Además, pidieron un cambio urgente en los mecanismos de elección de los diputados, a quienes criticaron por impulsar una reforma al Código Penal para proteger a los dirigentes de los partidos políticos de posibles acusaciones de financiamiento electoral ilícito.