Raghad, la hija mayor de Saddam Hussein, concedió a CNN su primera entrevista desde que su padre fue ejecutado hace 10 años, donde habló sobre Irak, Donald Trump y el Estado Islámico (EI).

 

161221160343-raghad-and-father-super-169

 

Raghad dijo que la última vez que vio a su padre fue en una reunión familiar en su sala, días antes de la invasión. Él estaba sentado frente a ella y le pidió a la familia que se mantuviera fuerte y que se preparara porque sus casas podían ser bombardeadas.

“Los detalles de su muerte son desagradables y dolorosos, pero fue una muerte honorable”, aseguró Raghad por teléfono desde la capital jordana, donde buscó refugio después de la invasión de Irak en el 2003.

Raghad, que culpa a EE.UU. de la invasión de 2003 y del caos que desató en su país, se mostró a la expectativa de la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, pues considera que él  “tiene un alto nivel de sensibilidad política” y ha expresado la esperanza de que sea diferente de sus predecesores, como George Bush y Barack Obama.

 

161221172511-saddam-hussein-super-169-1

 

“Dejó al descubierto los errores de los otros, específicamente en lo que tiene que ver con Irak, lo que significa que es muy consciente de los errores cometidos en Irak y lo que le pasó a mi padre”, señaló al referirse al discurso de Trump durante su campaña presidencial.


 


Raghad rechazó estar implicada en política y sostuvo que no apoya a ningún movimiento o partido en Irak, sin embargo, “el actual gobierno iraquí acusó a esta mujer de 48 años de apoyar el partido de su padre -Baaz-, ahora prohibido, y le pidió a Jordania que sea repatriada”, detalló la publicación de CNN.

También, descartó apoyar a grupos extremistas como el Estado Islámico (EI), al cual acusó que “solo adquirió poder” en Irak después de que su familia abandonara el país y de que finalizara el gobierno de Hussein.

Raghad elogió la estabilidad que considera que su padre le ofreció a Irak y aseguró que EI y otros grupos no podrían existir si su padre siguiera vivo.

Ella aseguró que no pierde la esperanza de regresar a su país, pues para ella, lo que está ocurriendo ahora en su nación “es solo un estado pasajero, un estado de invasión y confusión. Pero ese no es el destino de Irak”, afirmó. “La guerra no es infinita. Claro que hay esperanza”, puntualizó

CORTESIAS