EL EXMINISTRO DE COMUNICACIONES, ALEJANDRO SINIBALDI Y LOS EX MANDATARIOS OTTO PEREZ MOLINA Y ROXANA BALDETTI, PODRIAN HABERSE BENEFICIADO DE LA CORRUPCION DESCUBIERTA EN EL EXTERIOR, POR EL GOBIERNO DE EUA.

 

La constructora ODEBRECHT, con sede en Brasil,  una de las empresas implicadas en el caso Petrobras, y su filial, Braskem, se declararon culpables ante un Tribunal de Distrito de Nueva York por violar disposiciones contra sobornos incluidas en la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero.

FILE PHOTO - A sign of the Odebrecht SA construction conglomerate is pictured in Lima, Peru, June 28, 2016. REUTERS/Janine Costa/File Picture

 

En razón a ello, acordaron el pago de una multa de, al menos, 3.5 mil millones de dólares a los gobiernos de EE.UU., Suiza y Brasil por su participación en esquemas de pagos de “cientos de millones de dólares en sobornos a funcionarios de estos países”, según informó Sung-Hee Suh, subsecretaria adjunta del Departamento de Justicia de EE.UU.

‘La oficina de sobornos’

Suh precisó también que ambas empresas “usaron una suerte de ‘Oficina de Sobornos’, desde 2001, que pagó sistemáticamente cientos de millones de dólares a funcionarios corruptos y partidos políticos de países en tres continentes diferentes”.

Esta sección luego se convirtió, oficialmente en 2006, en la División de Operaciones Estructuradas.

En el acuerdo de culpabilidad publicado por el Departamento de Justicia de EE.UU., se indica que Odebrecht pagó, aproximadamente, 788 millones de dólares en sobornos a funcionarios y partidos políticos para asegurar proyectos en 12 países de Latinoamérica y África: Angola, Argentina, Brasil (a ejecutivos y empleados de Petrobras), Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú y Venezuela. Odebrecht se habría beneficiado con 3,336 mil millones de dólares.

Esta área de corrupción, según se indica, era dirigida por los ejecutivos de más alta jerarquía en la constructora. Asimismo, se precisa que el dinero pagado se hacía mediante una compleja red de empresas “fantasmas” creadas en paraísos fiscales, transacciones no registradas y bancos en paraísos fiscales, además de un complejo sistema de comunicaciones interno.

En la resolución se señala, además, que para ejecutar los ilícitos, las constructoras denunciadas y funcionarios de Odebrecht, utilizaron “el sistema financiero mundial, incluyendo el sistema bancario de EE.UU., para ocultar la fuente y el desembolso de los pagos de sobornos a través de las empresas “fantasmas”.

William F. Sweeney, del FBI, comentó sobre los hechos “que sin importar el motivo, cuando un funcionario extranjero recibe sobornos, pone en riesgo nuestra seguridad nacional y el sistema internacional de libre mercado”.

 

EL CASO DE GUATEMALA

En Guatemala, ODEBRECHT realizó pagos corruptos por cerca de $18 millones (Q.135 millones), como sobornos a funcionarios muy altos del Gobierno del PARTIDO PATRIOTA, para obtener contratos de construcción de carreteras, en los años del 3,013 al 2,015, se informó.

De la información obtenida y difundida por el gobierno estadounidense, puede intuirse que los funcionarios beneficiados por los sobornos para obtener los contratos de infraestructura vial en nuestro país, podrían haber sido el entonces Ministro de Comunicaciones y Obras Públicas, ALEJANDRO SINIBALDI, actualmente prófugo de la justicia y obviamente OTTO PEREZ MOLINA, Presidente de la República y ROXANA BALDETTI, Vice Presidenta, ambos guardando prisión en Guatemala, por otros casos de corrupción.

Fuentes cercanas al MINISTERIO PUBLICO de Guatemala, informaron que este caso de corrupción descubierto desde el exterior, podría sumarse a los otros que esta dependencia investiga en el país y que ha provocado un escándalo de grandes proporciones internacionalmente.